CIENCIA.- Tras años de promesas y especulaciones, este martes el Gobierno ha aprobado la creación de un museo nacional dedicado a Santiago Ramón y Cajal, el Nobel de Medicina de 1906, conocido por demostrar que el cerebro está formado por neuronas individuales. El Consejo de Ministros ha dado el visto bueno a un Real Decreto que establece la sede central del museo en Madrid, aunque aún no se ha revelado la ubicación exacta. A pesar de que el presidente Pedro Sánchez prometió en octubre de 2022 inaugurar el museo al finalizar el Año de Investigación Ramón y Cajal el 31 de mayo de 2025, la localización sigue siendo un misterio.

El museo tiene como objetivo «preservar y exhibir» el Legado Cajal, compuesto por más de 28.000 piezas, incluyendo sus famosos dibujos de la arquitectura neuronal, muestras de cerebro, cartas manuscritas y fotografías innovadoras. Este valioso legado, declarado Bien de Interés Cultural el 2 de abril pasado, se encuentra actualmente en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid.

Debates y tensiones sobre la sede

La decisión sobre la sede del museo ha generado desacuerdos dentro del Gobierno. El 14 de junio, Jorge Pueyo, diputado de la Chunta Aragonesista en el Grupo Parlamentario Plurinacional Sumar, criticó la tendencia de centralizar instituciones en Madrid: “Madrid es una aspiradora de todos los edificios públicos, centros culturales y museos. Un British Museum a la castellana. Los aragoneses y aragonesas tenemos derecho a disfrutar de nuestra cultura y figuras en igualdad y, por ello, el Museo Cajal tiene que estar en Uesca”.

Santiago Ramón y Cajal, nacido en Petilla de Aragón (Navarra) en 1852, pasó su infancia en Ayerbe (Huesca) y estudió Medicina en Zaragoza. Aunque hizo sus grandes descubrimientos en Barcelona en 1888, vivió gran parte de su vida en Madrid desde 1892 hasta su muerte en 1934. En Madrid, Cajal impartió clases en la Universidad Central, en el viejo caserón de San Carlos, una de las posibles sedes para el museo que baraja el Ministerio de Ciencia. Este edificio histórico, donde también estudió el Nobel Severo Ochoa, fue la antigua Facultad de Medicina de Madrid y es propiedad del Ministerio de Ciencia.

El museo y su futuro

El Museo Cajal no solo honrará a su homónimo sino también a sus discípulos. Será el tercer museo gestionado por el Ministerio de Ciencia, junto con el Museo Nacional de Ciencias Naturales en Madrid y el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología en A Coruña y Alcobendas. El Real Decreto permite la posibilidad de establecer sedes filiales en otros municipios españoles. La gestión del museo recaerá en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El legado de Cajal ha enfrentado numerosos desafíos históricos. Su antigua residencia en la calle Alfonso XII, que podría haber sido una sede ideal para el museo, fue vendida y fragmentada en pisos de lujo en 2014 debido a los altos costos de mantenimiento. Durante este proceso, muchos de los objetos y libros de Cajal fueron vendidos en el Rastro de Madrid por precios irrisorios.

Para más información y actualizaciones, sigue a MATERIA en Facebook, X e Instagram, o suscríbete a nuestra newsletter semanal.