El desarrollo de nuevos planes de pensiones continúa avanzando, logrando que el número de partícipes llegue a 337,000 en el primer trimestre del año, según datos de Inverco. En pocos meses, el plan colectivo del sector de la construcción ha evolucionado significativamente, convirtiéndose en un ejemplo a seguir. Asociaciones y profesionales autónomos han recibido el respaldo de grandes bancos y gestores de fondos de pensiones para abrir cuentas de ahorro para este colectivo. Actualmente, se ha alcanzado el 25% del objetivo marcado, incluyendo grandes sectores que forman parte de la reforma, como las comunidades autónomas.

Más de 436,000 trabajadores se han sumado al plan de pensiones del sector de la construcción durante los primeros cuatro meses, de febrero a mayo. Esto representa el 40% de los empleados del sector que están cubiertos por este mecanismo de emergencia. Aunque el plan está en desarrollo, la inclusión de limpiadores y autónomos dentro del sector enfrenta desafíos adicionales debido a la diversidad y cantidad de trabajadores autónomos.

La construcción tiene el potencial de incluir hasta un millón y medio de empleados, tanto de empresas como autónomos, en su plan de pensiones, según las características del sector. La negociación colectiva entre patronal y sindicatos ha pavimentado el camino para que otros sectores, como el metalúrgico, el hotelero y el de grandes almacenes, consideren la creación de sus propios planes de pensiones.

En términos financieros, el patrimonio de estos planes de emergencia ha mostrado un crecimiento notable. En los primeros tres meses del año, se han recaudado más de 2,100 millones de euros, superando la cifra total de 2023. Este incremento subraya el entusiasmo y las expectativas positivas en torno a estos planes.

El sector de la construcción es solo el comienzo. La negociación colectiva ha sentado un precedente para que otros sectores, como el metal, la hostelería y los grandes almacenes, desarrollen sus propios planes. Empresas metalúrgicas, hoteleras y de grandes almacenes están preparadas para seguir este ejemplo.

En el ámbito financiero, muchas instituciones, como VidaCaixa, BBVA, Sabadell, Ibercaja y Santander, están interesadas en capitalizar este producto emergente. Los expertos anticipan que los nuevos planes de pensiones podrían atraer hasta 1.5 millones de autónomos.

Diversos sectores han mostrado interés y optimismo. El sector metalúrgico está evaluando la viabilidad de implementar un plan de pensiones simplificado, que podría beneficiar a hasta un millón y medio de trabajadores. La hostelería, otro sector significativo con dos millones de empleados en temporada alta, también está explorando la incorporación de esta prestación en su Acuerdo Laboral Estatal.

Los planes de pensiones se consideran una herramienta valiosa para retener talento en las empresas y sectores. Permiten a los empleados acumular ahorros que pueden llevar consigo si cambian de trabajo dentro del mismo sector. Además, pueden ser especialmente útiles para los extranjeros que trabajan en estos sectores.

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social e Inmigración también juega un papel crucial en este proceso, y se espera que aumente su apoyo e incentive fiscalmente estos planes. La patronal y los sindicatos del sector de grandes almacenes están trabajando en desarrollar un plan de empleo para sus 250,000 trabajadores, siguiendo el ejemplo de otros sectores.

Por otro lado, el principal plan de pensiones de España, el de los trabajadores de la Administración General del Estado (AGE), permanece paralizado desde 2011. A pesar del interés de la vicepresidenta y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la reactivación de este plan depende más de Hacienda que de la Función Pública. Si se logra desbloquear, podría beneficiar a 1.5 millones de empleados del sector público.