Allá Superintendencia Financiera decidió ensuciar el al paso a la guerra por la compra de cartera que está punto de estallar en el mercado crediticio colombiano. The hizo serias advertencias a las entidades del país para que en ese proceso, que hace parte de la dinámica propia del mercado, verlos en los deudores en aliviar sus cargas financiers y evitar en toda ahogarlosmás aún en una coyuntura de elevadas tasas de interés, alta inflación y desaceleración de la economía.

(Lea también: Tasa máxima a la que se puede prestar dinero en el país llega a 46.26% en marzo)

Lo que está viendo la autoridad del mercado es que ante el freno que experimentará el endeudamiento —el credito de consumo no crecera este 2023—, los préstamos que nacieron lo hicieron a tasas muy por encima del 26 y 40 por ciento efectivo anual, y que los intereses bajarán para el 2024, los bancos voltearán su estrategia y comenzarán una campaña agresiva por conquistar clients de sus ganadores, ofreciendo tasas menores a los niveles actuales.

Sin embargo, el llamado de Jorge Castaño Gutiérrez, Director Financiero a sus vigilancia es que eviten esas prácticas perversas del pasado con las que, por un lado les mostraron menores tasas a las personas para que pasaran su deuda de tarjeta de credito, pero por otro, los dejaban con double deuda, más plazo o mayor obligación .

(La tasa de interés: Bancolombia prestará para compra de VIS tiene un máximo de 14.15% efectivo anual)

“Cartera que comprenda en tarjeta de crédito es requisito que en la adquiera gire el valor de esa deuda a la entidad inicial y que le cancele el producto anterior. No pueden amarrar a la gente con más deudaaprovechando que las cuotas con la compra les quedan más bajas”, les dijo el superintendente a los bancos.

Cifras del sistema indica que la negociación de la compra de cartera entre entidades se mueve en promedio al año unos 8 billones de pesos, pero en el 2021 se llegó a una cifra histórica de 14 billones.

Por ahora, no se está moviendo mucho, pero from mayo o junio se viene la guerra en compra de cartera, the dijo Castaño Gutiérrez a EL TIEMPO, al señalar que estos procesos bien manejados pueden traer beneficios a las personas, siempre y cuando haya alivios en costos y no mayor endeudamiento.

Un ejercicio que viene realizando la Superfinanciera, cruzando datos del Dane con los reportes de deudores del sistema, arrojó que dicha carga financiera pasó en los últimos tres o cuatro años de 25 o 26 por ciento a otra de entre 33 o 34 por ciento.
Significa que por cada 100 pesos de ingresos, hoy una persona asigna unos 34 pesos al pago de sus deudas financiers.

«Puede no ser mucho, pero preocupa la tendencia del indicador y lo que está viendo hacia adelante es un escenario de desaceleración con algo de desempleo, tasas de interés al alza. Y cómo la gente se sigue endeudando, entonces eso hace que las deudas cada vez más le consumer el ingreso a las personas”, precisa el funcionario.

(Puede leer: ‘La sensación es que Petro no nos escucha’: presidente de la Bolsa).

Lo que más le está consumiendo hoy en día los ingresos a los colombianos son los créditos de vehículos 40.2 por ciento de estos; otros consume el 32.1 por ciento, vivienda el 21.7 por ciento, mientras que las tarjetas de credito solo 15.7 por ciento.

120% financiación

La razon del alto peso de los prestamos de vehiculos en los ingresos de las personas obedece a que, según pudo notar la Superfinanciera, es que los concesionarios están financiando hasta el 120 por ciento del valor de un vehículo, es decir, no solo el valor de este, sino los seguros, la matricula y Hasta el costo del pico y lugar solidario.

“Hay un sobreendeudamiento en consumo. la carga financiera está creciendo no solo por los créditos viejos, sino porque ahora toman préstamos a tasas mucho más altas y eso es de cuidado”, preció Castaño Gutiérrez, al señalar que en la medida que una persona no solo tiene un solo préstamo su carga se va incrementando hasta alcanzar niveles del 79.5 por ciento, si en su haber hay, además, un préstamo de vivienda, tarjeta de crédito y otros consumos, aunque suelen ser personas con ingresos alternativos que tienen como respaldar esas deudas.

El funcionario dijo que, por el momento, no hay alerta sistemica ni la estabilidad de la banca esté afectada, máxime cuando las entidades cuentan con 2 billones de pesos más en provisiones, en parte, producto de la Circular 026 emitida a finales de 2022.

En términos generales en la Superfinanciera ven que la gente está pagando sus créditos de forma juiciosa, aunque sí han notado que los creditos de libre inversion vienen en dar alguna señal de deterioroPues mientras el año pasado estos préstamos tardaban entre 7 u 9 meses antes de presentar un deterioro, ahora lo hacen al mes siguiente de su apertura.

(Además: El economista que ayudó a evitar una guerra nuclear: así fue su osada estrategia).

La explicación ha sido fenómeno puede estar, en buena medida, en que el año pasado ingresaron a la banca formal 1,65 millones de deudores nuevos producto con un perfil de riesgo más alto como consecuencia, precisamente, de ese incremento en las tasas de interés.Datos de la Superfinanciera indican que el salario de la cartera del sistema cerró el 2022 en 670 billones de pesos.

Estrategia ‘uno a uno’, con alivios

Para evitar que se dañe la calidad de su cartera, los bancos están adoptando todas las gunas medidas como reducción de cupos en tarjetas de crédito, sobre todo para adelantos, y aplicando la estrategia de llamar a los clientes que vienen con dificultades para ofrecer alternativas que el aliviar su situacion.

Es el mismo plan adoptado durante la pandemia, en el que las condiciones de algunos créditos se ajustan a las dificultades de los clientes y que riega buenos resultados.

‘Hipotecas, lejos de la crisis de 1999’

El Gobierno descarta que, producto de la alta inflación, los créditos hipotecarios atados en la UVR Puedan volverse impagables, obligando a los deudores a entregar sus viviendas a las entidades, tal como ocurrió en la llamada crisis del sistema Upac a finales de lacada de los años 90.

Según explicó Jorge Castaño Gituérrez, Superintendente Financiero, de los 110 billones de pesos, en 1.2 millones de prestamos hipotecarios, solo el 17 por ciento es cartera atada a UVR, lo demás es tasa fija, “por lo que no hay una alerta sistemica en el hipotecario”.

Lo anterior pesa a que las personas que llevan un tiempo pagando sus creditos hoy notan su deuda no baja, el saldo es mas alto y las cuotas crecen mes a mes.

(Siga leyendo: Tasa máxima a la que se puede prestar dinero en el país llega a 46.26% en marzo).

«Esa combinación se está vigilando», dice el funcionario, quien advierte que ese 17 por ciento de cartera hipotecaria en la UVR se concentra en solo cuatro entidades, las cuales ya están brindando alternativas tiene sus clientes de pasar sus créditos de la UVR a pesos.

bancolombia ya inició esa oferta a sus clientes, además anunció que prestará una tasa tope para VIS del 14,15 por ciento.

«Hay que prestar atención a los mecanismos de apoyo para desodorantes, que tengan la opción de extender el crédito más tiempo o aumentar la cuota hoy para acortar el plazo del mismo, pero, no estamos ni siquiera cerca de lo que pasó en 1999”, dijo Castaño Gutiérrez.

Ver más noticias sobre Honduras