El huracán Beryl, actualmente categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, se dirige hacia las costas de la península de Yucatán, en el sureste de México. Se espera que toque tierra en el estado de Quintana Roo durante la noche del jueves o la madrugada del viernes, informó este miércoles el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Alejandra Méndez Girón, coordinadora general del SMN, explicó en conferencia de prensa que, a las 15:00 horas (21:00 GMT), el centro del huracán se ubicaba sobre Jamaica, aproximadamente a mil 50 kilómetros al este-sureste de Cancún y a mil 60 kilómetros al este de Punta Herrero, en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo. Beryl presenta vientos de 220 km/h y rachas de hasta 270 km/h, avanzando con dirección oeste-noroeste a 31 km/h.

Se espera que Beryl continúe su trayectoria por el Mar Caribe, manteniéndose a unos mil kilómetros de las costas de Quintana Roo durante la noche del miércoles. Por ello, se ha establecido una zona de prevención de huracán desde Puerto Costa Maya hasta Cancún, Quintana Roo, y una zona de vigilancia de tormenta tropical desde Cabo Catoche, Quintana Roo, hasta Campeche, Campeche.

Méndez Girón mencionó que se espera que el huracán se encuentre con fuertes vientos en altura, lo que podría debilitarlo a categoría 3 durante la noche del miércoles y la madrugada del jueves. Para el mediodía del jueves, se proyecta que Beryl sea un huracán categoría 2, con vientos de 154 km/h y rachas de 177 km/h, ubicado aproximadamente a 400 kilómetros de las costas de Quintana Roo. A partir de ese momento, sus bandas nubosas comenzarán a afectar la Península de Yucatán, con lluvias torrenciales en Quintana Roo, lluvias intensas en Yucatán y lluvias muy fuertes en Campeche.

El jueves por la noche o la madrugada del viernes, el huracán se centrará en la región centro-norte de Quintana Roo, en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, entre las localidades de Chacmool y Pajaritos. Se espera que Beryl se debilite a tormenta tropical el viernes por la noche en el Golfo de México, antes de fortalecerse nuevamente a tormenta de categoría 1 y golpear la costa mexicana.

Para el domingo, se espera que Beryl recupere fuerza como huracán categoría 1 con vientos de 119 a 153 km/h frente a las costas de Tamaulipas. Su segundo impacto se espera la noche del domingo o la madrugada del lunes, entre los municipios de Soto la Marina y Matamoros, Tamaulipas. El lunes por la tarde, los restos de Beryl se localizarán sobre el norte de Tamaulipas como un remanente de baja presión, dejando lluvias intensas en Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Tamaulipas, así como lluvias muy fuertes en Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Veracruz, Nuevo León, San Luis Potosí, Querétaro, Hidalgo y Puebla.

Las fuertes lluvias podrían provocar deslaves, inundaciones y crecidas de ríos y arroyos. El gobierno mexicano ha desplegado más de 8.500 elementos de las Fuerzas Armadas y otras dependencias para atender los efectos de Beryl en el Caribe mexicano. En el operativo participan 2.134 militares y 40 vehículos del Ejército, 1.676 oficiales y 35 vehículos de la Guardia Nacional, y 1.128 efectivos, 80 vehículos, cinco hospitales móviles y una unidad móvil de comunicaciones de la Marina, según Laura Velázquez, coordinadora nacional de Protección Civil.

Quintana Roo, principal destino turístico de México, ha habilitado 112 albergues temporales para acoger a casi 21.000 personas. Beryl, que ya ha dejado cuatro muertos en las islas del Caribe, es el primer huracán de la temporada y ha sentado un «precedente alarmante» al formarse tan temprano en el Atlántico, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Beryl sería el tercer ciclón que golpea a México esta temporada, luego de la tormenta tropical Chris, que tocó tierra el domingo, y la tormenta Alberto, que llegó el 20 de junio y causó seis muertos en Nuevo León, además de daños e inundaciones en Monterrey.