Sede de Sabadell en una imagen de archivo.David Ramos (Getty Images)

Sabadell ha registrado en solo nueve meses el beneficio más alto que en cualquier año completo de su historia. La entidad catalana ha ganado entre enero y septiembre 1.028 millones de euros, un 45% más que en el mismo periodo de 2022, según ha comunicado este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). De esta forma, supera por primera vez en su historia la barrera de los 1.000 millones de ganancias. Gracias a estos resultados, la entidad ha elevado un 50% el dividendo a cuenta y el próximo diciembre abonará a sus accionistas tres céntimos por acción en efectivo, frente a los dos céntimos brutos del año pasado. Los mercados han recibido los números con un fuerte repunte de más del 5% en Bolsa en los primeros compases de la sesión.

El banco se ha visto impulsado por las continuas alzas de tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE), que este mismo jueves tiene una nueva reunión en la que se espera que realice el primer parón tras 15 meses y 10 subidas consecutivas. Este viento a favor permite a la banca una mayor generación de mayores ingresos por intereses al revisar sus cuotas de préstamos variables y por el encarecimiento del crédito.

En el caso de Sabadell, la entidad elevó el margen bruto un 14% hasta los 4.448 millones de euros. Este aumento se debe precisamente al margen de intereses (los ingresos que los bancos obtienen por la concesión de crédito), que se disparó un 29% hasta los 3.512 millones de euros. En cambio, los ingresos por comisiones se redujeron un 6,3% hasta los 1.047 millones. Este retroceso está en línea con la política que está aplicando el grupo que preside Josep Oliu desde hace un año de rebajar las comisiones.

Durante los años de tipos de interés cero o negativo, los bancos elevaron las comisiones para compensar con esos ingresos los que se perdían por una política monetaria anémica. Pero tras el giro del BCE, Sabadell inició una senda de reducción de comisiones y de flexibilización de los requisitos para dejar de cobrar a los clientes por los servicios.

Menos crédito

En lo que respecta a la actividad comercial, la entidad se ha resentido, al igual que el sector en general, de la menor producción hipotecaria debido al aumento de los costes de la financiación (-29% en España). No obstante, ha mantenido elevados los niveles de producción de crédito a empresas (9.024 millones de euros, lo que supone un 8% más) y de crédito al consumo (crece un 27% hasta los 1.581 millones). Con todo, el crédito vivo de Sabadell cierra el mes de septiembre con un saldo de 151.627 millones, lo que representa una caída interanual del 3,3%. Aquí influyen igualmente las amortizaciones anticipadas de hipotecas (sobre todo de los endeudados a tipo variable que buscaban protegerse del repunte del euríbor), la menor inversión empresarial y los vencimientos de préstamos de Administraciones públicas.

Por otro lado, la entidad destaca que la facturación de tarjetas avanza un 7% hasta 17.281 millones y la de los terminales en punto de venta, conocidos como TPV, aumenta un 12% hasta los 39.307 millones. Mientras, los recursos de clientes en balance cierran el tercer trimestre en 161.973 millones de euros, lo que supone un 0,8% menos interanual. Los saldos de cuentas a la vista se sitúan en 136.511 millones de euros, con un descenso del 7,6% interanual, en parte por el aumento de la citada amortización anticipada de crédito. En cambio, los recursos de clientes fuera de balance alcanzan los 39.342 millones, lo que supone un incremento del 3,4% interanual.

Fuera de las fronteras españolas, la filial británica TSB ha mantenido el tono y ha cerrado el tercer trimestre con un beneficio individual de 152 millones de libras, un 48,2% más. Si se fija la mirada en lo que ha aportado TSB al Grupo Banco Sabadell, la variación es todavía superior: 161 millones de euros, un 72,9% más.

Por su parte, los gastos aumentaron un 3,2%, hasta los 2.231 millones, debido a la espiral inflacionista. No obstante, la entidad ha situado la ratio de eficiencia en el 48,7% (los expertos consideran que un banco es eficiente cuando este indicador se encuentra por debajo del 50%, ya que debe invertir menos dinero del que genera). Igualmente, la rentabilidad sobre el capital tangible (ROTE) alcanza el 11,6% y se sitúa por encima del objetivo del banco del 10,5% para 2023 y 2024. De hecho, Sabadell ha elevado en varias ocasiones este objetivo debido a la buena evolución del negocio en los últimos trimestres.

La ratio de morosidad aumenta ligeramente desde el 3,4% de hace un año hasta el 3,54% actual, en línea con los niveles de impago registrados en el sector, según los datos del Banco de España. No obstante, la entidad mejora los niveles de solvencia y registra una ratio de capital CET1 fully loaded del 13,13% (+40 puntos básicos en un año) a cierre de septiembre.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance

Recíbela